CCVN
menu clear

Introducción

Desde tiempos inmemoriales las abuelas y los abuelos han sido grandes contadores de historias. Sus leyendas y relatos han servido para despertar la curiosidad de niños y jóvenes. A través de las historias que nuestros abuelos nos contaron, muchos de nosotros descubrimos los valores y tradiciones de nuestra familia y aprendimos acerca de nuestra comunidad, nuestro barrio, a sentirnos parte de algo.

La llegada de los videojuegos, del celular y nuevos recursos audiovisuales ha ocasionado que algunos niños y jóvenes se hayan apartado de esta importante función de cuentacuentos que los mayores desempeñan. A pesar de lo atractivo que resultan las imágenes, sonidos, movimientos y estrategias que los medios digitales ofrecen, éstos nunca podrán competir con la magia de las narraciones e historias de los abuelos, ni con el interés y el placer por la lectura que sus relatos despertaron en otras generaciones.

"Una pequeña historia o un cuento pueden abrir un mundo de posibilidades de la mano de la imaginación y la creatividad".

Mauricio Arias

Taller juvenil

10 Trucos para un lenguaje corporal poderoso a la hora de hablar en público | 30K

¡Anímate a revivir tu vocación de abuela/o narrador de historias!

En esta sección encontrarás diversas estrategias para hacer que tus relatos y cuentos sigan interesando a los niños y jóvenes de la era digital.

Ojala que al utilizar estas propuestas, tu gusto por la narración de historias se convierta en uno de tus pasatiempos favoritos y, por qué no, en una nueva profesión para tu vida de adulto mayor. Actualmente hay cientos de "abuelos cuentacuentos" que colaboran en bibliotecas, escuelas y hospitales de todo el mundo, porque escuchar historias ha demostrado ser una excelente terapia para despertar la imaginación y olvidar por un momento nuestros problemas.
Esperamos que pronto nos compartas tus experiencias con las estrategias que aquí te presentamos. 

¿Qué es un cuentacuentos?

Un cuentacuentos no es solo la persona a quien le gusta contar historias o leer libros a otros. Es quien utiliza diferentes técnicas para narrar historias en forma oral y atraer a niños, jóvenes y adultos a la lectura. Estas técnicas incluyen, entre otras:

  • La narración compartida con quienes nos escuchan.
  • La creación o la escritura colectiva de historias.
  • El uso de recursos teatrales.
  • La lectura en voz alta.
  • Los círculos de lectura.
  • Los cafés literarios.

 

Hay que tener presente que a los niños les encanta escuchar cuentos. Es una actividad que los saca de su rutina y que siempre reciben con agrado. Un abuelo cuentacuentos será siempre bienvenido en casa de sus nietos, también en el salón de clases de la escuela más cercana o en la biblioteca pública del barrio.

Expresión corporal y creativa para niños

¿Qué se necesita para ser
un buen cuentacuentos?

  • Sentir pasión por contar.
  • Usar la imaginación.
  • Tener capacidad para improvisar.
  • Lograr empatía con la gente.
  • Tener confianza en uno mismo para evitar miedos escénicos y crecer.
  • Leer, leer y leer porque la literatura siempre da nuevas ideas y amplía nuestro vocabulario.

¿Y por dónde empiezo?

1. Elige una historia

En gran medida, el éxito de tu actividad como narrador o cuentacuentos dependerá de la historia que elijas.

Aquí te damos algunos tips:

 

  1. A) Busca un cuento o historia adaptado a la edad de los niños a quienes se las contarás y que sea divertida. Puede ser un cuento tomado de un libro o una historia que hayas escuchado o vivido.
  2. B) Procura que no sea muy largo. Recuerda que necesitas retener la atención de tus escuchas. Algo que te tome 15 minutos narrar es lo más adecuado para los escuchas más jóvenes.

Esta Guía, editada en coedición con la Secretaría de Cultura y la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana contiene: Reseñas de libros, tanto literarios como informativos, seleccionados por sus virtudes estéticas, tanto en el texto como en la ilustración; bibliografía especializada en literatura infantil y juvenil, promoción de lectura y cultura escrita, un directorio de editoriales, distribuidoras y librerías, así como páginas web para los lectores adultos interesados en el tema de la literatura infantil y juvenil, y la promoción de la lectura.

La Asociación para Leer, Escuchar, Escribir y Recrear, A.C., mejor conocida como IBBY México, publica anualmente una Guía de Libros recomendados para niños y jóvenes.

La leyenda de los volcanes

El conejo en la luna

Leyendas mexicanas

La leyenda de la nahuala


2. Crea un ambiente lúdico y acogedor.

Es importante preparar el ambiente en el que se va a narrar el cuento o contar la historia: que haya buena iluminación, decidir dónde estarán ubicados los escuchas, tener al alcance y en un lugar visible los elementos que vas a incorporar a la historia (muñeco-mascota, pelota de colores, globos), y si es necesario, diseñar alguna actividad de relajación previa.

Sea que pidas a tus escuchas que se sienten o acuesten en el piso, o que cada persona traiga un cojín o un petate para recostarse, encuentra siempre elementos que faciliten la concentración y que motiven a pedir más historias.

3. Familiarízate con la historia, usa tu propia voz y tu imaginación.

Dice Belén Juan, de la revista Ser Padres, que "Los buenos lectores no se construyen por imposición. Se construyen por pasión". Y para ello un primer requisito de todo buen narrador o cuentacuentos es estar familiarizado con la historia a contar y apasionarse con el relato hasta el punto de sentirse parte de ello. Hay que disfrutar lo que se cuenta y observar la reacción de nuestro público para saber cuándo es preciso elevar el tono de la voz, o cuándo se requiere susurrar, para volver a captar la atención de los escuchas que se distraen con facilidad.

Leer la historia varias veces y contársela a uno mismo es un buen recurso para decidir cuándo es mejor leer el cuento en voz alta y cuándo conviene más narrar la historia con tus propias palabras y sin otro recurso narrativo que tu voz y tus gestos. En ambos casos es importante contar la historia en forma breve y sencilla, utilizando tus propias expresiones.

4. Utiliza diversos recursos narrativos.

No hay nada mejor que utilizar técnicas variadas, para hacer que los demás disfruten de la lectura. Aquí te sugerimos algunas:

  • Haz que tus escuchas participen durante la narración de la historia haciéndoles preguntas "¿Y saben qué hizo el lobo?" "¿Cómo creen que venía vestido el cazador?" "¿Se imaginan cómo sería el final de Romeo y Julieta ahora que existe el celular?", son algunas de las frases que pueden ayudarte a que los escuchas participen y a retener mejor su atención.
  • Vuélvelos "protagonistas" del relato que les estás contando. Pregunta el nombre de algunos de tus escuchas y úsalos en tu relato: "Cuentan que una vez, el gigante "Paquito" salió de su castillo para buscar la espada mágica, al llegar al bosque se encontró con la rana "Jessica", quien llevaba por cierto una extraña corona de galletas".
  • Utiliza imágenes claras y que se distingan fácilmente desde diferentes distancias para ilustrar tu narración. Pueden ser cuentos ilustrados, teatrinos o kamishibai.

Making a Kamishibai - Japanese Street Theatre

El Kamishibai es una forma de contar cuentos. Es muy popular en Japón y se utiliza para contar historias a grupos de niñas y niños pequeños. Significa “teatro de papel” y consiste en un conjunto de láminas que tienen un dibujo en una cara y texto en la otra. La lectura del kamishibai se realiza colocando las láminas en orden sobre un soporte, teatrillo de tres puertas que se llama “butai”, deslizando las láminas una tras otra, de cara a la audiencia, mientras se lee el texto.

Crea una historia con tus escuchas.

  • Crea una historia con tus escuchas. Pide a tus escuchas que te digan cuáles son sus 3 cosas favoritas. Diles que pueden incluir colores, sabores, naturaleza o simplemente cosas. Selecciona alguna de ellas para empezar y luego pide a cada escucha que complete lo que sigue en la historia con una de sus cosas favoritas. "Una vez el arcoíris posó su larga pierna en los confines de una isla remota de Nayarit. La otra pierna atravesó una (aquí otro escucha continúa la historia).Entonces apareció un (un tercer escucha sigue la historia)...y así sucesivamente, hasta que todos los que quieran participar lo hagan.
  • Si tu público tiene entre 4 y 6 años, escoge partes de la historia que se puedan representar, con gestos o mímica.
  • Cambia la entonación de la voz cada vez que aparezca un nuevo personaje de la historia.
  • Haz una pausa para resolver las dudas que se presenten durante la lectura o la narración de la historia.

Los expertos de la Editorial SM, recomiendan realizar estas actividades al final de la lectura o de la narración. Proponen actividades que refuercen lo aprendido e inviten a la reflexión, que desarrollen otras capacidades del niño (como la creatividad) y fomenten el placer de leer en adelante. Te dejamos aquí sus sugerencias:

Completa la lectura con actividades prácticas relacionadas con la historia o el cuento

Si quieres incrementar tu creatividad, mejorar tu voz o tu expresión corporal y adquirir un estilo propio, puedes tomar alguno de los múltiples cursos de cuentacuentos que se ofrecen en el país o en línea. También puedes tomar clases de otras disciplinas como talleres de interpretación y teatro, clases de oratoria o seminarios de expresión corporal y, por supuesto, acudir a sesiones de cuentacuentos.

 

En nuestra sección de videos encontrarás varios recursos que apoyarán tu formación en estos temas. Suerte y no olvides escribirnos cuando tengas ya tu proyecto

Pepe Veloz, da Taller de Cuentacuentos a mediadores de Salas de Lectura-Sinaloa. (01 Octubre 2019)